El objetivo del MMM es impulsar la transición energética a través de la generación competitiva de energías verdes.

Entre los objetivos está el lograr la generación de hidrógeno y biogas de manera limpia, eficiente y descentralizada a través de reformadores, electrolizadores y metanizadores.

El hidrógeno está llamado a ser el combustible del futuro debido a su abundancia en nuestro planeta, a la posibilidad de fabricarlo a través de la hidrólisis del agua usando energías renovables, a que no genera gases de efecto invernadero en su uso y por su facilidad de almacenamiento y transporte a gran escala.

Sin embargo, la infraestructura universal que permitirá el uso cotidiano del hidrógeno como combustible está todavía a varias décadas de distancia.

Fiel a su Visión y con la intención de acelerar la adopción del hidrógeno como este nuevo vector energético de nuestra sociedad, en MMM impulsamos nuevas tecnologías para acercar el futuro.

Nuestra división Energy, comercializa soluciones especificas, escalables y competitivas en coste para lograr este objetivo.

Apostamos por diseñar y producir soluciones basadas en tecnologías de reformado de metanol para la generación de hidrógeno aplicables tanto en entornos móviles como estáticos

Reproducir vídeo

Impulsamos proyectos con soluciones escalables que se adaptan a diferentes niveles de demanda a costes contenidos.

Aplicaciones

Soluciones

Detalles de la tecnología del reformado de metanol

La generación de hidrógeno a través del proceso de reformado de metanol produce un 28% menos de CO2 que si se realiza con combustibles fósiles y no genera partículas contaminantes (0% de NOx y SOx). Si el metanol es generado de manera verde (biocombustible), entonces el proceso es neutro en carbono. Esto permite una rápida adaptación a los probables cambios de legislación.

El hidrógeno generado puede ser usado en pilas de combustible para la generación de electricidad y si se combina con un banco de baterías, es posible gestionar tanto los picos de consumo como los consumos por debajo de su nivel de operación.

El gas generado por el reactor pasa a través de un filtro de tecnología patentada que aumenta su pureza por encima del 99,97% con menos de 0,2 ppm de CO2. De esta manera es posible utilizarlo en pilas de combustible sin riesgos de contaminarlas y dañarlas. Ha sido probado con las celdas de la mayor parte de los líderes de la industria.

Área Energía

Contacta para más detalles